10.3.2 Enrique Jorrín.

192 0
default copy

Enrique Jorrín es el creador del Chachachá. Considerado el Rey del Chachachá, nació el 25 de Diciembre de 1925 en Candelaria. Desde muy pequeño comenzó sus estudios de música. A los 11 años de edad creó y a su vez interpretó con la agrupación Selección, su primer danzón titulado Hilda.

A los 12 años compuso el segmento del violín de uno de los danzones más significativos y que aún forma parte del repertorio de la Orquesta Enrique Jorrín: “Osiris”, un clásico de la música cubana.

En la década del 40 Jorrín trabajó con diversas agrupaciones como: Hermanos Contreras, Hermanos Peñalver, La Ideal y dirigió Selecciones del 45. Por estos años, compuso los danzones doña Olga, que fue un éxito en su tiempo; destacándose: Liceo del Pilar, Central Constancia y Unión Cienfueguera.

Fue llamado para integrar la Orquesta América, en esta estrenó su Chachachá más famoso titulado La engañadora. La letra cuenta la historia de una joven con distribución anatómica colosal que asistía a un salón de baile localizado en los altos de las esquinas de Prado y Neptuno, y a quien “todos los hombres la tenían que mirar”, para descubrirse después, que “en sus formas sólo relleno hay”.

La América es una agrupación de música popular en la que Jorrín comenzó a cultivar las memorias del Chachachá. Fue el director de la misma entre los 1946 y 1954. En esta orquesta también se desempeñó como compositor, orquestador y primer violinista de la agrupación.

En el año 1948 Jorrín grabó la canción del compositor mexicano Guty Cárdenas, “Nunca”, la primera parte la concibió en su estilo original, y la segunda la hizo en un tempo más movido. En 1953 surgió el primer disco del nuevo género creado por Jorrín: en una cara, La engañadora, por la otra, Silver Star, en el que en su parte cantada aparece: Chachachá, Chachachá, es un ritmo sin igual. Ya en su inscripción, tenía todas las características del Chachachá.

Siguiendo esta misma línea de creación de Jorrín, la América difunde temas que también, fueron éxitos como El túnel, Nada para ti, Cógele bien el compás, y de Musiquita, Poco pelo y Yo sabía.

En 1954 Jorrín funda la orquesta que llevó su nombre y un año después partió hacia México con aquel ritmo que deleitó de igual forma al público en el continente americano. Pese a los años transcurridos, el Chachachá no es género olvidado, ni en Cuba, ni en México, ni en otras latitudes. Cuando se celebraron los 25 años de la creación del Chachachá, el maestro Jorrín, recibió en México un disco de oro acreditativo de las ventas de sus números más exitosos. También en Cuba se le rindieron homenajes. Su muerte, a los 60 años, privó a la música cubana de uno de sus compositores más notables.

En nuestro país se creó el Concurso de Música Popular Cubana para homenajear a este ilustre músico; y recientemente se incluyó el concurso de danza Baila mi Chachachá, famoso baile creado por este artista y que es hoy destacado en el mundo entero.