10.5.1 Joseíto Fernández.

211 0
3

Joseíto Fernández, conocido como El Rey de la Melodía, nació el 5 de septiembre de 1908 en el mismo corazón de la ciudad, en la barriada de Los Sitios. A los 12 años cantaba en serenatas con sus amigos del barrio. Sin tener estudios musicales académicos, formó parte de tríos con jóvenes aficionados e integró seguidamente varias orquestas, mientras se ganaba la vida como zapatero.

Compositor de la gran conocida Guantanamera en el año 1928; pero no es hasta una década después, cuando Alejandro Riveiro la emplea como tema de despedida de su orquesta, que comienza a hacerse conocida esta melodía convertida hoy en la creación cubana más difundida universalmente.

A medida que la orquesta interpretaba los acordes de la pegajosa melodía, este genial músico cubano improvisaba décimas sobre las cualidades de las mujeres del lugar, lo que comenzó a hacer, adecuando la letra improvisada al pueblo de Cuba donde se estuviera realizando la fiesta bailable. Confesó el propio autor, que la guajira quedó dedicada a la mujer de la ciudad de Guantánamo, a la guantanamera, por razones sentimentales.

Fue contratado de manera exclusiva por una emisora de la radio cubana en el año 1943 para que su canción fuera parte diaria de un programa que divulgaba y escenificaba la crónica roja del día, utilizando el estribillo de dicha canción. Interpretaba décimas, al compás de la melodía, que complementaban el drama o hacían reflexiones sobre los trágicos sucesos.

En los años de esplendor del Danzonete, Joseíto Fernández cantó acompañado por la orquesta de Raimundo Pía y Rivero, y después con su propia agrupación de danzones.

Se hizo célebre de manera internacional La Guantanamera el ocho de junio de 1963, cuando en el Carnegie Hall de Nueva York, el trovador norteamericano Pete Seeger dio a conocer una versión en la que incluía varios de los Versos Sencillos de José Martí.

Realizó más de 200 creaciones musicales que obtuvieron gran popularidad, como la interpretada por Benny Moré titulada “Elige tú, que canto yo”. Compuso también diversos boleros y guarachas, entre ellas “Son candela”, “Amor de madre”, “Tu tierra y tu libertad” y “Así son, boncó”.

Joseíto Fernández fue alguien que hizo de la sencillez un modo de actuación cotidiana. Sobresalió también por el trato respetuoso hacia todos aquellos que se relacionaban con él. Fallece en la Habana el 11 de octubre de 1979.

Este gran músico cubano se sintió profundamente radiante por el éxito y el grado de aceptación internacional de su Guajira Guantanamera. Esto lo reflejó en una de las últimas entrevistas que le realizaron al afirmar: “Vivo infinitamente agradecido de todos por el cariño con que me recuerdan… Les doy a todos mi infinito, profundo y eterno agradecimiento, no en nombre mío solamente, sino en nombre de mí queridísimo pueblo cubano porque nosotros los cubanos tenemos cariño sincerísimo para todos nuestros hermanos…

“Lo que sí quiero que todo el mundo sepa es que Joseíto Fernández y su Guajira Guantanamera con su pueblo cubano les vive eternamente agradecido…”.