10.6.1 Trío Las Hermanas Lago.

349 0
10.6.1 Las Hermanas Lago

El Trío Las Hermanas Lago estaba integrado por Esperanza, Graciela y Cristina. Son el fruto de un matrimonio efectuado por el español Alberto Lago Suárez y María Muela de origen cubano. Nacen en la Habana en el legendario barrio Jesús María y conforman un total de nueve hermanos. Proceden de una familia notablemente musical, la madre siempre coreaba lindas canciones, por lo que estas cantaban también desde muy pequeñas. Las guitarras, los cantos y la alegría era una costumbre en la casa de la familia Lago. Estudiaron en cierto período con el profesor de guitarra Salazar Ramírez.

Hubo un primer trío en la familia llamado Los Hermanos Lago conformado por Alberto (guitarra), Pedro (mandolina) y Matilde (guitarra).

En noviembre del año 1932, Graciela con 14 años, Cristina con 13 y Esperanza con 12, a sugerencia de un tío se presentaron en un concurso de aficionados. En el mismo ganaron el primer premio femenino y recibieron fuertes aplausos del público presente. Fue así, que queda constituido el trío Las Hermanas Lago, a partir de ese momento se convierten en profesionales; y son contratadas días después como el Primer Trío Femenino de Cuba. Tenían el formato de los tríos de la época: voz prima y segunda; guitarra y maracas. En un principio ellas siguieron la estructura del Trío Matamoros, dos guitarristas y un maraquero, utilizando una voz prima y una segunda.

Sus primeras actuaciones las realizaron en humildes carpas y teatros. En muchas ocasiones ambos tríos coincidieron (Las Lagos y Los Lagos quienes hacían distintos géneros) en un mismo espectáculo, pero las muchachas siempre se llevaron las palmas de los espectadores.

Tiempo después el empresario Eduardo Muñoz (el Sevillanito) las contrata para realizar una gira nacional, a la que asistieron acompañadas por su papá. Dicha gira resultó todo un éxito en el arduo ámbito de la música popular cubana. A su regreso el mismo empresario las presenta en variados escenarios de la capital habanera. Trabajan en los mejores teatros del país y en 1936 se escuchan constantemente por Radio Lavin, una de las mejores emisoras de la época.

En este mismo año Graciela decide incorporar una tercera voz, lo que no era usual en los formatos de la época. Incluyen en su repertorio temas de los más relevantes autores cubanos, entre ellos Miguel Matamoros, Rafael Ortiz, Ignacio Piñeiro, Sindo Garay, Salazar Ramírez, Manuel Corona, María Teresa Vera. Además añaden otros géneros como bambucos y tangos. En las magníficas voces de Las Hermanas Lago, se podían escuchar diversos géneros y temas.

Desde un principio, las Lago obtuvieron victorias en emisoras muy reconocidas, se adueñan enseguida de la radioaudiencia del país y comparten sus actuaciones con los más afamados intérpretes del momento, entre ellos el Gran Trío Matamoros, con el que actúan en teatros y también en Radio Latín.

En 1940 se presentan en la más afamada emisora de Cuba, la recién estrenada RHC Cadena Azul, como el primer trío femenino de Cuba. Estuvieron bajo la tutela y el apoyo de la experimentada pianista Isolina Carrillo, quien les montó el mejor de los repertorios. Casi enseguida las contrata también, la emisora radial CMQ, formando parte del programa, La Corte Suprema del Arte, donde actuaban las personalidades más relevantes del arte en Cuba. Los empresarios de dicha emisora en busca de mayor popularidad las bautizaron como Trío Circuito. El cambio de nombre se mantuvo poco tiempo, pues el público las identificaba: trío las Hermanas Lago.

El trío tuvo diversos cambios en su composición por razones de carácter familiar, sin verse afectada la alta calidad de sus interpretaciones, el empaste cuidadoso de las voces, la riqueza instrumental con que manejaban sus cuerdas. Esperanza decide contraer nupcias y se aleja de la música, es suplantada por Lucía. En este período comienza una etapa de giras por América Latina. Obtienen grandes éxitos en Teatros, Cabarets y la Radio de países como Colombia, Perú, Venezuela, Argentina, Ecuador, Chile, Puerto Rico, Santo Domingo y en el Sur de los Estados Unidos.

Al regresar de una gira, formaron un cuarteto con Esperanza, que perduró hasta la muerte de la misma en 1954.

En 1959 el trío Hermanas Lago aumentó sus presentaciones y actuaron en centros culturales y en eventos de música tradicional, como genuinas representantes de ese formato íntimo, romántico, insustituible, que es el trío trovadoresco.

En el año 1974 fallece Cristina, pero se incorpora al trío Ofelia. En 1981 Graciela y Ofelia se retiraron de los escenarios. Lucía quedó como solista hasta el año 1989 en que se jubiló.

Cosecharon reconocimientos internacionales, y conquistaron trofeos y medallas por doquier. Desde sus comienzos se consagraron a la difusión de la cancionística cubana y latinoamericana con sus presentaciones en los principales programas de radio, televisión y en importantes teatros y cabarets. También actuaron en varias películas: Rumba en televisión, Tropicana (Calle 72 No. 4504, Marianao. Ciudad de la Habana) y No me olvides nunca, con Rosita Fornés y Luis Aguilar en los papeles protagónicos. En Buenos Aires, filmaron De Cuba traigo un cantar. Comparten la escena con importantes figuras del país; y entre los artistas internacionales se destacan José Mojica, Jorge Negrete, Trío Los Panchos, María Félix, Luis Aguilar, Agustín Lara, Lucho Gatica, Alfredo Sadel, entre otro. Son las primeras en grabar con gran éxito canciones infantiles. Además son las primeras en realizar un anuncio comercial cantado, “jingle”.

Son consideradas como el primer trío armónico de Cuba. Sus voces identificaron la emisora Radio Cadena Habana por un largo período. Fueron colaboradoras en el equipo de la estación radial Radio Habana Cuba, escuchada en el mundo entero. Por la labor realizada, en el año 1992 la Radio Nacional le otorgara el Micrófono 70 Aniversario. Recibieron múltiples reconocimientos como: “Décimo Aniversario de la Nueva Trova”, Distinción Raúl Gómez García” “Distinción Por la Cultura Nacional” y “Patrimonio Cultural del país”.