10.7.8 La Orquesta América.

409 0
default copy

La Orquesta América fue fundada por el matancero Ninón Mondéjar en 1942 y posee formato de Orquesta Charanga Típica.

La América estuvo integrada, por Ninón Mondéjar (director y cantante); Antonio Sánchez Reyes, “Musiquita” (violín); Enrique Jorrín (violín); Juan Ramos (flauta); Alex Sosa (piano); Julio Salas (tumbadora); Augusto Barcia (timbal); Manuel Montejo (bajo) y Gustavo Tamayo (güiro).

Fue la orquesta que estrenó y distribuyó al mundo uno de los ritmos cubanos más conocidos y bailados: el Chachachá; creado por uno de sus integrantes, el violinista Enrique Jorrín Oleaga. La Orquesta América trabajó en numerosos bailes y espacios de radio.

En marzo de 1953, tras la predilección de los bailadores por el Chachachá, graba en los estudios situados en la calle San Miguel el danzón cantado “Silver Star” y el mambo rumba “La engañadora” de la autoría del compositor y violinista Enrique Jorrín. Este primer disco llegó a vender 23 000 copias.

La orquesta se debilitó dejando el camino libre a otras agrupaciones de la época, debido a lamentables disputas que tuvieron lugar entre Jorrín y el director. Se integraron a la orquesta Ignacio Berroa y el violinista Félix Reina. Para ese entonces se encontraban en México, a donde viajaron para popularizar el nuevo género, el Chachachá.

Algunos de los músicos que tocaban en la orquesta, entre ellos “Musiquita”, Montejo, Berroa y Salas, regresaron a suelo cubano y fundaron en 1955 la Orquesta América.

Su repertorio incluía temas como Yo no camino más, La verde palma real, La engañadora, los primeros y más populares temas musicales inscritos con el onomatopéyico vocablo Chachachá o los danzones Doña Olga, Liceo del Pilar, Central Constancia, Osiris y Unión Cienfueguera.

En la década de los años 80 la Orquesta América renació con Jorge Machado como director, por esta etapa grabó varios discos para el sello Tumi Music.

La Orquesta América en nuestros días se nutre de jóvenes talentos graduados de instituciones musicales del país, manteniendo un alto nivel artístico y profesional, y protege géneros legendarios de la música cubana.