11.14 Festivales de Música en la Música Cubana en el Siglo XX (1959-1980).

149 0
2

Entre los eventos más importantes que se producen en esta época, se encuentran los Festivales de Música. Al triunfar la Revolución en el año 1959, se origina un florecer en las artes en Cuba.

En los inicios del proceso revolucionario, tiene lugar un apogeo en la enseñanza musical-artística y surge un movimiento coral con proyecciones profesionales y populares, sobre todo, en las ciudades de La Habana y Santiago de Cuba.

En toda Cuba se organizaron coros de aficionados integrados por niños, estudiantes o trabajadores en general, y además se tomó la iniciativa de crear un coro profesional en cada una de las antiguas provincias para suplir en parte la falta de una tradición de música instrumental, y hacer llegar al pueblo la música coral.

El Primer Festival Nacional de Coros surge a partir de este nuevo y espléndido movimiento coral y se organizó en el año 1961. Participaron el Coro Nacional, el Orfeón Santiago y el Coro de Camagüey, dirigidos por Serafín Pro, Electo Silva y Guillermo Cortina respectivamente; también participaron dos coros de niños: uno del Conservatorio Esteban Salas de Santiago de Cuba (Santa Lucía No.304 e/ San Félix y San Pedro. Santiago de Cuba), y el otro de la Biblioteca Nacional “José Martí” (Ave. Independencia esq. 20 de Mayo. Plaza de la Revolución. Ciudad de La Habana). También fueron invitados el coro de la Segunda Iglesia Bautista, y el de trabajadores de la empresa de Ron Bacardí.

Este Festival marcó el precedente para los que serían los Festivales posteriores. Posteriormente, en el Segundo Festival, todo lo que había surgido espontáneamente se institucionaliza; los coros de todo el país fijan con claridad y perspectiva sus objetivos en la introducción al programa general del evento.

Desde los primeros años de la década del 60, tuvo lugar el Festival Internacional de la Trova Pepe Sánchez, en la provincia de Santiago de Cuba, evento que posee una periodicidad anual. Favorecer un ambiente sociocultural donde se reafirmen la idiosincrasia e identidad cultural cubanas, es su objetivo fundamental, mediante las manifestaciones trovadorescas.

La Casa de la Trova y Sala de Concierto Dolores de la provincia de Santiago de Cuba, constituyen la sede principal del Festival Internacional de la Trova. Se realizan diferentes presentaciones artísticas en variadas sedes, así como conferencias y talleres.

Por otra parte, en el año 1967, se organiza el Primer Festival de la Canción Popular de Varadero. En diciembre de 1967 comenzó dicho Festival, ante cien mil asistentes. La prensa de aquella época, lo calificó como “Lo bueno entre lo bueno, al alcance de todos”.

En aquella ocasión visitaron Cuba un total de 101 artistas, y el Festival contó con la participación de cuatro países.

Este Festival de la Canción Popular, se reedita en el año 1981 con altísimo esplendor bajo la rectoría de Pablo Milanés. En el año 2008, los Ministerios de Turismo y Cultura de Cuba, se empeñaron en abrir un tercer capítulo, esta vez presidido por Juan Formell y en circunstancias económicas y sociales muy diversas a las anteriores experiencias.

El Festival Mundial de la Música Varadero 2008, se celebró del 11 al 15 de junio, y resultó ser el fenómeno musical del año. Estuvo dedicado a África-Cuba, en el aniversario del V Centenario de la llegada de los africanos a Cuba.

Varadero en estos Festivales, ha sido la sede principal de conciertos, exposiciones y bailables que recogen el amplio espectro musical cubano y una muestra de importantes figuras del ámbito internacional.

La Jornada de la Canción Política es el evento más longevo auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Este encuentro, además de honrar la memoria de mártires caídos, pretende contribuir a la promoción, el cultivo y desarrollo, de la canción trovadoresca de contenido político-social dentro del panorama de la joven vanguardia artística de todo el país.

En el marco del mismo, se desarrollan conciertos en varios espacios de Guantánamo como centros de trabajo, de educación y la salud, así como también en los barrios de los alrededores del centro de esa ciudad.

El Concurso de Música Cubana Adolfo Guzmán, auspiciado por el Instituto Cubano de Radio y Televisión, es calificado como el certamen más significativo para los autores cubanos. Constituye una forma de rendir homenaje al relevante músico cubano, Adolfo Guzmán, cuya primera edición tuvo lugar el 28 de Junio al 2 de Julio de 1978.

Entre las obras premiadas se encuentran: Mariposa, de la autoría de Pedro Antonio Romero e interpretado por Beatriz Márquez; Decirte cosas de amor, de Roberto Novo la cual fue interpretada por Diana Fuentes, entre otras.

En el año 1979, fue instituido por la Dirección de Música de la Casa de las Américas, el Premio de Musicología Casa de las Américas. Musicólogos, músicos, pedagogos y otros especialistas de Latinoamérica y el Caribe, interesados en el conocimiento científico, la preservación y el desarrollo de la cultura musical de la región, se dan cita en cada edición.

Figuras relevantes de la música a nivel mundial como César Arróspide de la Flor (Perú), Leonora Saavedra (México), Gustavo Becerra-Schmidt (Chile), Juan Pablo González (Chile), y los cubanos María Teresa Linares, Leonardo Acosta, Victoria Eli, Danilo Orozco, Olavo Alén y Carlos Fariñas; han formado parte del prestigioso jurado.