11.3.3 Pilón.

251 0
cuban_culture

El Pilón es un género musical cubano, fue creado por Enrique Bonne; y Pacho Alonso lo interpreta y populariza con su orquesta Los Bocucos, en la década de los años 60. El Pilón constituye una variante sonera experimental de la época.

El Pilón fue inspirado por un ritmo muy particular que generaban los trabajadores al machacar el café con sus mazos. Dicho ritmo establece el elemento sonoro de este género musical. Tiene sus antecedentes en el órgano oriental.

Este género musical cubano, arrebata su nombre del rústico instrumento que utilizaban los campesinos en el oriente de Cuba, un mortero de grandes dimensiones en el que se aplica una fuerza de mortero sobre un recipiente para triturar los granos. Sus creadores enmarcan la raíz del ritmo Pilón como un hecho accidental y como un evento tradicional de los campesinos cubanos.

Musicalmente se modificó la entrada de la percusión, dando lugar a cambios armónicos, y los demás ejecutantes marcharan al unísono. Bonne conservó la cadencia del Son oriental, transpuso al piano y al bajo parte de la función que realiza el tres y el figurado de las trompetas se apoderó de la cadencia de la percusión. El formato instrumental para su interpretación fue el denominado conjunto sonero. Hay presencia de alternancia entre solo y coro.

El Pilón es un género musical bailable, en el que las manos hacían el figurado de machacar el ritmo y tras los tres golpes se daba un paso lateral abriendo los brazos. No poseía una forma musical precisa en cuanto a su forma de bailarlo, entró en la categoría de los bailes para todos. Esto contribuyó a la gran popularidad que alcanzó en Cuba.

El Pilón significó la cumbre del éxito del dueto Alonso-Bonne. De las otras variantes del Son creadas por estos ilustres músicos, entre ellas el Simalé y el UPA UPA, que no alcanzaron ni lograron el mismo grado de notoriedad obtenido por el Pilón.

Entre los temas que disfrutaron de gran popularidad en el público se encuentran: Rico pilón, A cualquiera se le muere un tío y Yo no quiero piedras en mi camino de la autoría de Pacho Alonso. También El pilón del amor de Piloto y Vera.