12.10.9 Festival de la Canción Infantil Cantándole al Sol

282 0
default copy

El Festival de la Canción Infantil Cantándole al Sol comenzó a realizarse en el año 1993; y tiene como objetivo fundamental impulsar la canción infantil en nuestro país. Es un festival anual de composición e interpretación, el cual le concede mayor importancia a la composición.

La convocatoria es libre y pueden participar todos los compositores profesionales y aficionados, niños o adultos, pero quienes defienden las obras concursantes todos son niños y adolescentes. Se produce una selección de selecciones entre centenares de obras llegadas de todo el país y en la cual hay de un sinnúmero de géneros musicales: Son, Guaracha, Merengue, Tonada, Canción; pero con un común denominador, la calidad. Las galas de este concurso cada año tienen lugar en el capitalino teatro Karl Marx ((Ave. 1ra No. 1010, Miramar, Playa. La Habana).

En este Festival de la Canción Infantil, se promueven la imaginación, el conocimiento y los valores morales y estéticos. Este ha sido uno de los principales méritos de la presencia ininterrumpida de dichos certámenes en el panorama sonoro y televisivo cubano, pues animan la creación para la infancia, que goza así de cierta promoción gracias a que la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) (Calle 3ra No. 1008 e/ 10 y 12, Miramar, Playa. La Habana) elabora un disco con los triunfadores y las transmisiones en vivo de los espectáculos.

En el año 2007, se dedicó la función inicial a los educadores. Un total de 11 nuevas canciones infantiles, interpretadas por niños acompañados por el Coro Solfa, junto a la actuación de Bebé Compañía y La Colmenita, fueron algunas de las propuestas que tuvieron lugar en diciembre de dicho año, como parte de la XIV edición del Festival Cantándole al Sol.

La ocasión XVIII, fue celebrada en junio del 2010, estuvo especialmente dedicada al XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. El encuentro tuvo como invitados en el día final al chileno Eugenio Ravinet, secretario general de la Organización Iberoamericana de Juventud.

La pionera de noveno grado María Lina Álvarez, de Villa Clara, alcanzó el primer premio con la canción Mi mar, defendida con galanura por Roxana Pérez Rivera. La participación por regiones en esta ocasión fue menor que en años anteriores, pues entre 365 obras, las 16 finalistas pertenecieron solo a siete provincias. Las canciones fueron defendidas por integrantes de distintos proyectos artísticos de la capital, por lo que se decidió premiar a los compositores y no a los intérpretes. Los lugares segundo y tercero concernieron, en ese orden, a las canciones Para pintar tu sonrisa, de las santiagueras Melvis y Milvian Rodríguez, y Gatico con cascabel, del pinareño Gilberto Rodríguez.

El Festival de la Canción Infantil Cantándole al Sol ha creado un fondo de música para ampliar el repertorio infantil cubano y para la formación pedagógica. A lo largo de sus ediciones ha incentivado en los más pequeños la preferencia, cada vez menos frecuente, por la música compuesta para sus edades.