12.14.10 Eduardo Córdova Reyes

431 0
default copy

Eduardo Córdova Reyes es percusionista de estudios académicos y un artesano cubano de perspicacia natural; nació en 1963 en La Habana. En 1982 egresa de la Escuela Nacional de Instructores de Arte de Cuba; y en 1989 se gradúa como Profesor de Percusión del Centro Nacional de Superación para la Enseñanza Artística de Cuba. A partir del año 1990, se desempeña como profesor de percusión en la Escuela Vocacional de Arte.

Este artista ha puesto todo su esfuerzo en la música acústica y la construcción de tambores que se acoplan a la creación plástica, una especie de performance.

Recibe en el año 1992, un reconocimiento del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba (Calle Trocadero e/ Zulueta y Monserrate, La Habana Vieja. La Habana) por su Performance dedicado a Isadora Duncan. Ese mismo año, realiza conferencias y demostraciones en el IV Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Enseñanza Artística de Cuba.

Córdova construye en 1995, un Tambor de Siete Bocas, es una especie de séquito de tambores batá, con una serie de posibilidades tímbricas y cualidades sonoras. Un instrumento que consigue hacer el sonido de cuatro percusionistas y suena con el timbre de los tres tambores batá, más el golpe de batería, donde se reúne lo tradicional con lo actual y le ha dado la posibilidad de tocar con grandes músicos internacionales.

Durante el año 1997, ofrece una exposición de instrumentos en la Casa de África (Obraría No. 158, Habana Vieja. La Habana) en el Casco Histórico de la Habana; y además exhibe instrumentos en el VII Festival de Percusión PERCUBA. Al año siguiente ejecuta una Expoventa en la Galería Leonardo da Vinci de Milán, Italia y se presenta en el I Encuentro Comercial de Productos cubanos en Isla Margarita, Venezuela. Participa en la Feria Internacional del Disco Cubadisco 98 y en la Feria Internacional de Artesanía FIART de la Habana.

En 1999, crea su grupo musical Obbara, integrándolo varios artistas: cantantes, percusionistas y bailarines. Vuelve a participar en Feria Internacional del Disco Cubadisco y en la Feria Internacional de Artesanía FIART de la Habana. Una de sus piezas es seleccionada por el Instituto Cubano de la Música para premiar a la Vieja Trova Santiaguera.

En el año 2000, realiza una presentación especial en el documental “A Nigeria” en ocasión de la Cumbre Iberoamericana. Participa en el Coloquio sobre su obra artística y musical, performance y exposición en IX Festival Internacional de Percusión PERCUBA 2000. Expone nuevamente en el Festival Internacional del Disco Cubadisco; evento que contó con la presencia de su obra en el diseño escenográfico de la ceremonia de premiación en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba (Calle Paseo y 39, Vedado, Plaza de la Revolución. La Habana).

Una exposición personal tuvo lugar en la Feria Internacional de Artesanía en Pabexpo (Av. 17 No. 174, Playa. La Habana), la Habana en el año 2001. Posteriormente, fue Premio FIART en la Feria Internacional de Artesanía. Eduardo Córdova recibe un premio otorgado por el Ministerio de Cultura como mejor espectáculo presentado en Expocuba en el Pabellón de Cultura en el año. Se presenció también en un evento organizado por la Universidad Católica de Chile y en un Coloquio Académico Estudiantil en la Universidad Diego Portales, en la capital de este país.

En el 2002 vuelve a visitar Chile para estar en la Feria de arte popular en Concepción, en el taller de Percusión y de Desarrollo Musical en el Centro de Capacitación y Desarrollo Social “CADES” y en la ceremonia de apertura y clausura del Primer Encuentro Nacional de Organizaciones Juveniles; recibiendo un reconocimiento otorgado por la Escuela de Samba Kawin, por un taller de Percusión Cubana. Ese mismo año, viaja a Francia e Italia para presentarse en la Feria de Roun y en el X Festival Latinoamericano de Milán respectivamente. En Verona (Italia), realiza una exposición personal en representación de la Cultura cubana en el Festival Latinoamericano de esa cuidad.

En el 2003, es invitado especial como percusionista al concierto del rey del merengue Kinito Méndez (República Dominicana) en Italia. Ese propio año, se le entrega un tambor tallado al homenaje por los 40 años de vida artística de los papines. Este artista ha logrado cautivar la crítica internacional y asentarse en los eventos donde asiste.

Le nombran “El rey de la música cubana”, bautizado así en el Festival Latinoamericano de Milán, debido a un criterio del especialista de arte y periodista Maximiliano Maggese, en un artículo en el periódico II Giorno, que estuvo presente ante una presentación del percusionista cubano mientras tocaba su Tambor de Siete Bocas.

En el 2004, realiza una exposición en Stand personal en el Festival del Habano en el Palacio de las Convenciones (Calle 146, e/ 9 y 11. Playa. La Habana) de La Habana y participa además en la Fiesta del Tambor. Es seleccionado a participar en el Forum Universal de las Culturas en Barcelona, España. Un año después, es escogido Invitado Especial como percusionista, al concierto de Oscar de León en Italia.

Córdova, también conocido como El Rey de los Tambores; finalizó el año 2006 con un definitivo éxito en Europa. Se presentó en La feria del Levante, el encuentro comercial y cultural más importante de Europa, después de la feria de Alemania. La Feria que ya cumplió 70 años, posee 150 mil metros cuadrados en la ciudad de Bari, al sur de Italia; es una estantería multicultural que reúne expresiones locales e internacionales en la artesanía.

Eduardo Córdova además de ser profesor de percusión y creador cubano de instrumentos musicales, comete una importante labor de preparación de niños en la enseñanza del tambor.