2.2 Instrumentos musicales que introdujeron los africanos en Cuba.

1285 0
default copy

La cultura africana es exquisita tanto en sus tradiciones, religiones como en las manifestaciones artísticas, destacándose particularmente su música. La música de los africanos ha marcado e influenciado en la cultura de numerosos países. En las músicas folklóricas cubanas, resultado de la síntesis de elementos africanos y euroasiáticos, se impusieron en su mayoría los componentes de origen africano. Uno de los elementos más significativos que ha legado la música africana a la música cubana precisamente fueron sus instrumentos musicales. Entre los instrumentos típicos encontramos el chekeré, el güiro y los tambores batá.

El chekeré en Cuba se conoce también con el nombre de ágbe. Es un instrumento músico-religioso y peculiar de la ceremonia yoruba. Se usa en ritos menos solemnes, secundarios o de diversión. El sonido se obtiene sacudiéndolo, haciendo que las semillas golpeen contra la cabeza y también golpeando la base del mismo con la palma de la mano.

El güiro se encuentra en la música popular de Cuba, siendo tradicional de la Salsa y el Son. Es un instrumento que suena por frotación, consta de una calabaza alargada conocida como “cocusa”, con ranuras que al rasparse con una baqueta dan un sonido áspero y de mucho volumen.

El tambor batá es un tambor de doble parche, está tallado en madera con forma de reloj de arena con un cono más largo que el otro. Este instrumento de percusión es usado primordialmente para propósitos religiosos o semi-religiosos de la cultura yoruba, localizada en Nigeria. También se usa con fines únicamente musicales. Los tambores batá son una familia de tres tambores consagrados: Iyá, tambor grande; Itótele, tambor mediano, y Okónkolo, tambor chico.