3.1 Corpus Christi en el teatro cubano del Siglo XVI

148 0
3

El Corpus Christi, es una de las festividades tradicionales de la Iglesia católica apostólica romana. Corpus Christi en latín significa, cuerpo de Cristo. Esta fiesta honra la presencia de Cristo en el sacramento de la eucaristía.

La misma fue establecida en el año 1264 por el papa Urbano IV. Se celebra el jueves después del domingo de la Santísima Trinidad, que, a su vez, depende de la fecha de la Semana Santa. En algunos países se trasladó en 1969, una semana después del domingo de la Santísima Trinidad.

La festividad del Corpus Christi estaba caracterizada por la realización de procesiones en la calle, en las que participaban los gremios, los mercaderes, los magistrados, la nobleza y el clero. Después de la procesión, eran ofrecidas en la plaza pública representaciones sobre el misterio eucarístico, las cuales eran protagonizadas por los miembros de los gremios.

Luego de la Reforma protestante del siglo XVI, la procesión religiosa que tenía lugar en las calles fue suspendida en casi todos los países de la Iglesia católica apostólica romana. A diferencia de la procesión, la representación de las obras se mantuvo sobre todo en Inglaterra, durante un tiempo.

La festividad del Corpus Christi se celebraba con autos alegórico-religiosos.

Estas festividades del Corpus Christi o fiestas de carros como también se les conoce, ya que había presencia en ellas de carromatos que transportaban a los farsantes de los autos, acompañados de música, canciones y danzas, tuvieron lugar en Cuba durante todo el Siglo XVI, siendo una de las actividades teatrales de la época y dando inicio al teatro cubano.

El Corpus Christi se heredó de la cultura española y constituyó la celebración colectiva de los Siglos XVI y XVII en Cuba. La misma se llevaba a cabo para aminorar las necesidades de diversión de la comunidad.

Al igual que se produjo en España, en las procesiones cubanas de esta festividad, se fueron reuniendo elementos profanos en forma de mascarones de personajes fabulosos.

Entre los Corpus Christi que se realizaron en el archipiélago cubano, podemos hacer referencia a los efectuados en 1520, 1570, 1577, entre otras. En ellas participaron negros y blancos, criollos y españoles, dedicados a las más variadas labores (artesanos, sastres, zapateros, herreros, carpinteros y calafateadores). Se utilizó la escenografía y el vestuario en las mismas. En estas festividades encuentran los antecedentes y el origen el teatro cubano.