9.12.4 Joaquín Nin Castellanos

536 0
9.12.4JoaquinNin5020

Joaquín Nin Castellanos, pianista, compositor, musicólogo y pedagogo cubano; nació el 29 de septiembre de 1879 en La Habana. Joaquín no contaba todavía con su primer año de edad cuando sus padres trasladaron su residencia hacia Barcelona. Sus estudios musicales estuvieron bajo la guía del maestro Carlos Vidiella. En 1895, se presentó por primera vez ante el público en el Teatro Lírico de la misma ciudad.

En 1897, culminó su preparación y recibió el título de profesor de piano. En el año1901, Joaquín Nin fue designado subdirector del Instituto Catalán de Música; y al siguiente año retornó a Cuba, donde se casó y viajó a París para residir en esa urbe. Allí en 1904, optó por la nacionalidad cubana en el Consulado de nuestro país. Se incorporó a la Schola Cantorum, para estudiar canto gregoriano, armonía, contrapunto, también para tomar clases de perfeccionamiento pianístico como discípulo de Moritz Moszkowski.

Asimismo se inició en la pedagogía musical, y efectuó una exitosa carrera como concertista, ofreciendo conciertos por numerosas naciones de Europa y América, hecho que lo situó entre los valiosos pianistas del mundo.

En 1905, Joaquín Nin, marchó hacia La Habana, allí llevó a cabo dos importantes conciertos en el Salón López, junto a Eladio A. Chao, Benjamín Orbón y Juan Torroella. A su regreso a París, fue escogido en 1906 para desempeñarse como profesor de perfeccionamiento de piano en la Schola Cantorum.

Instauró una Sociedad de Conciertos y una revista de música, en Cuba, después de su retorno al archipiélago en el año 1910. Fundó una entidad pro arte, la Sociedad Filarmónica, y una publicación, el Boletín Musical. En la Sociedad Filarmónica de La Habana ocupó el carg
o de director. En febrero de ese año, llevó a cabo su primer concierto, en el teatro Politeama. En ella se presentaron figuras relevantes del ámbito musical como el violinista español Juan Manén.

Al retornar a París, en 1913, compuso sus Veinte cantos populares españoles, que fueron estrenados en una serie de conciertos, por la gran soprano catalana María Barrientos, acompaáda en el piano por Joaquín. Desde entonces, sus obras comenzaron a ser publicadas por firmas importantes de Europa y por el más notable editor musical parisiense, Max Esching.

Su obra como compositor está influenciada por el nacionalismo español, en ella se hace evidente el empelo de elementos folclóricos españoles. Esta abarca entre otras piezas: danzas cubanas, obras para piano, villancicos, canciones, tres sinfonías, un ballet y piezas para Cuarteto de laúdes. Conocido como el campeón de la música española, piezas de su autoría fueron consideradas por la crítica especializada obras maestras, como los Veinte cantos populares españoles.
Joaquín Nin Castellanos, fue miembro de la Academia Española y recibió en Francia la Legión de Honor. Investigó y divulgó temas de música española, se dedicó a la búsqueda de piezas de piano inéditas creadas por clásicos españoles de los siglos XVII y XVII. Gracias a esta labor, en 1925 se editó en París Dieciséis sonatas antiguas de autores españoles. Figuraban obras de Antonio Soler, Mateo Albéniz, Cantallos, Blas Serrano y Mateo Ferrer.

Impartió conferencias y ofreció recitales de piano en España, Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Holanda, Austria, Hungría, Checoslovaquia, Suiza, Argentina, Brasil, Uruguay, Cuba.
En 1929, en el Teatro de los Campos Elíseos, de París, Antonia Mercé, La Argentina, le estrenó su Danza ibérica. En 1939, en París, ofreció su milésimo concierto.

Posteriormente, en su tierra natal, efectuó diversas labores, se desempeñó como profesor del Conservatorio Nacional y el Conservatorio Municipal de Música; dictó conferencias acerca de temas de estética e historia de la música; integró la Academia Nacional de Artes y Letras; presidió la Confederación Nacional de Directores y Profesores de Conservatorios e Institutos de Música; redactó artículos para diversos diarios de la época y trabajó como jefe de redacción de Musicalia.

En abril de 1947, se realizó un homenaje a Joaquín Nin, el cual fue auspiciado por la Sociedad Amigos de la Música, y tuvo lugar en el teatro Auditórium. Joaquín Nin Castellanos falleció el 24 de octubre de 1949, en La Habana.

En su haber como compositor figuran las siguientes obras: para Violín y piano: Seguida Española (Vieja Castilla, Murciana, Catalana, Andaluza), En el Jardín de Lindaraja, 5 Comentarios. Para Cello y guitarra: Suite Española.

Otros títulos de su autoría: Danza ibérica, Segunda danza ibérica, Granadina, Diez villancicos españoles, Danza murciana, Danza andaluza, Rapsodia ibérica, Cuatro cantos de España y Canto de cuna para los huérfanos de España.

Entre los galardones y reconocimientos que atesoró a lo largo de su carrera, se encuentran: Caballero de la Legión de Honor, Caballero de la Orden Isabel la Católica, Miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Profesor Honorario de la Schola Cantorum de París, y de la Universidad Nueva de Bruselas, Diplomado de Honor de la Sociedad Académica Internacional de Historia.