9.12 Pedagogos musicales en la Música cubana en el Siglo XX (1900-1930).

274 0
9.12.4JoaquinNin5020

Entre los pedagogos musicales de la música cubana en el Siglo XX (1900-1930) debemos mencionar a Gaspar Agüero Barreras, pianista e investigador, compositor y director de coro cubano; nació el 15 de febrero de 1873, en la provincia de Camagüey. Realizó una gran labor como profesor en el Conservatorio Nacional desde 1902. En el año 1915 formó parte de la Cátedra de Música de la Escuela Normal para maestros de La Habana. Fue profesor de solfeo, teoría de la música y composición del Conservatorio Nacional de Música Hubert de Blanck. Fue miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras y de la Sociedad Económica de Amigos del País.

Gaspar Agüero ofreció cursos de pedagogía musical en el Ateneo. Colaboró en las revistas La Gaceta Musical, dirigida por Serafín Ramírez y Cuba Musical, de José Marín Varona.
Gaspar Agüero Barreras alcanzó en título de Doctor en Pedagogía y constituye el primer pedagogo musical cubano.

Eduardo Sánchez de Fuentes, escritor, compositor, pedagogo e historiador cubano; es el autor de varios libros sobre la historia de la música folclórica cubana. Siendo un adolescente compuso su primera pieza de alcance internacional, la habanera Tú, la cual se editó 1894 con un texto de su hermano Fernando. Entre los libros de su autoría debemos mencionar: La música aborigen de América (1939); La última firma de Brindis de Sala; Viejos ritmos cubanos (1937); Consideraciones sobre la música cubana (1936); Ignacio Cervantes Kawanag, pianista y compositor eminente (1936); La contradanza y la habanera (1935); Foklorismo (1928); Influencia de los ritmos africanos en nuestro cancionero (1927); Cuba y sus músicos; y El folklore en la música cubana (1923).
Funda en 1910, junto a otros intelectuales, la Academia Nacional de Artes y Letras; en la cual laboró como su presidente en el período 1930-1942. Eduardo Sánchez de Fuentes constituye una destacada figura, que realizó importantes renovaciones en la enseñanza musical en Cuba.
Otro pedagogo destacado fue César Pérez Sentenat, además se desempeñó como pianista y compositor cubano. Junto a Gonzalo Roig y Ernesto Lecuona, intervino en la fundación de la Orquesta Sinfónica de La Habana, en la que se desempeñó como pianista y secretario general. Asimismo participó junto a Amadeo Roldán en la fundación de la Orquesta Filarmónica de La Habana, en 1924. Fue profesor de piano del Conservatorio Municipal de La Habana, por un período de quince años, fue nombrado director de este centro en 1931.

Contribuyó también en la instauración de la Escuela Normal de Música de La Habana, con Roldán y amplió los cursos, programando una enseñanza nocturna. En 1961, asumió la cátedra de piano y dirección del Conservatorio Guillermo Tomás (San Juan Bosco No. 57, Guanabacoa. La Habana). En 1965 fue elegido como director general de música del Consejo Nacional de Cultura (CNC), y presidente de la Comisión de Reforma de la Enseñanza Musical.

Uno de los aportes que hizo César Pérez Sentenat a la música cubana y a la enseñanza musical en Cuba, fue la serie didáctica de música para piano, por la necesidad de crear materiales que mostraran dificultades específicas en el aprendizaje del instrumento.

Joaquín Nin Castellanos, pianista, compositor, musicólogo y pedagogo cubano; instauró una Sociedad de Conciertos y una revista de música, en Cuba, después de su retorno al archipiélago en el año 1910. Fundó una entidad pro arte, la Sociedad Filarmónica, y una publicación, el Boletín Musical. En la Sociedad Filarmónica de La Habana ocupó el cargo de director. En febrero de ese año, llevó a cabo su primer concierto, en el teatro Politeama. En ella se presentaron figuras relevantes del ámbito musical como el violinista español Juan Manén.

Así mismo a lo largo de su carrera, impartió conferencias y ofreció recitales de piano en España, Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Holanda, Austria, Hungría, Checoslovaquia, Suiza, Argentina, Brasil, Uruguay, Cuba.

Entre los galardones y reconocimientos que atesoró a lo largo de su carrera, se encuentran: Caballero de la Legión de Honor, Caballero de la Orden Isabel la Católica, Miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Profesor Honorario de la Schola Cantorum de París, y de la Universidad Nueva de Bruselas, Diplomado de Honor de la Sociedad Académica Internacional de Historia.