9.9.3 Moisés Simón Rodríguez (Moisés Simons)

305 0
default copy

Moisés Simón Rodríguez, conocido como Moisés Simons, compositor, pianista y director de orquesta cubano; nació el 24 de agosto de 1889 en La Habana. Comenzó sus estudios musicales con cinco años de edad, siendo discípulo de su padre, Leandro Simón Guergué, quien era profesor de piano. Cuatro años más tarde fue organista de la iglesia del barrio de Jesús María y a continuación, maestro de capilla de la de Nuestra Señora del Pilar.
Desde 1901, en el teatro Martí, emprendió a dirigir compañías infantiles. Tres años más tarde cursó estudios de composición con Ignacio Tellería, Fernando Carnicer y Felipe Palau y de contrapunto con José Maury Esteve. Ya para 1906, tenía su propia orquesta, con la que animaba espectáculos de variedades en los teatros ubicados en la capital, en la que se desempeñaba como director y pianista. Seguidamente pasó a dirigir la agrupación musical del parque de diversiones Tivoli, en Palatino.
Alrededor de 1908, Moisés Simons tuvo bajo su batuta a la orquesta del Teatro Martí, espacio donde se presentaban las comedias musicales de Ernesto Lecuona. Luego pasó al Teatro Payret, siendo contratado por el compositor español Vicente Lleó, que dirigía su compañía de zarzuela. Por esta fecha realizó giras por varios países como México, República Dominicana, Puerto Rico y América Central. Al siguiente año, en 1909, escribió para el diario habanero La Lucha, Historia, origen y filosofía de la música, trabajos que continuó en años posteriores.

En febrero de 1913, fue estrenada por la compañía de Esperanza Iris, en el Teatro Albisu, su opereta denominada Deuda de amor. La misma se puso en tres actos y con libreto fue de Fermín Samper.
En 1920, junto a su orquesta se presentó en el Baile de los Mantones, en el Casino de la Playa; en 1922 actuaba en el Havana Yacht Club, donde amenizaba los bailables. Ofreció un Concierto Típico Cubano, en 1926, que tuvo lugar en el Teatro Nacional(Calle Paseo y 39, Vedado, Plaza de la Revolución. La Habana). Además en esta década fue director de la orquesta del Hotel Plaza (Ignacio Agramonte No. 267, Habana Vieja. La Habana).
Alberto Prieto, Luis Rodríguez y Pablo O’Farrill, Rodolfo O’Farrill, Miguel Poveda y Rogelio Valdés, fueron algunos de los integrantes de su agrupación
En este mismo decenio, efectuó un periplo por Puerto Rico con la Compañía de Las Bárcenas. En esta oportunidad estrenó Guateque, con texto de Alejo Carpentier. En 1928, fue el año en el que comenzó la fama de Moisés Simons como compositor, pues la cantante Rita Montaner grabó su pieza El manisero, para el sello Columbia. También viajó a Nueva York, travesía que volvió a realizar el año posterior, en 1929, pero esta vez fue invitado por la casa Edward Murks, debido a que El manisero ya era un éxito en Nueva York en la voz de Antonio Machín.
En 1930, Moisés se trasladó hacia Europa, en viaje de promoción enviado por su hermano Fausto Simón, gerente del hotel Plaza (Ignacio Agramonte No. 267, Habana Vieja. La Habana). Allí fue bien recibido puesto que las orquestas conformadas por músicos cubanos que tocaban en París, tenían en su repertorio El manisero.
Regresó a su tierra natal a fines de ese año y a comienzos de 1931, marchó hacia España, donde estrenó su comedia Niña Mercé, en el teatro Calderón de la ciudad de Madrid. María del Carmen Vinent y Mistinguette, la estrella del Casino de París, en esta urbe le estrenaron sus composiciones A una rosa y Los tres golpes, respectivamente.
Su pregón Chivo que rompe tambó, fue popularizado por Ignacio Villa, conocido como Bola de Nieve.
El manisero, es su pieza más famosa, ha sido interpretada por diversas agrupaciones musicales así como cantantes, además es el tema musical del filme The Cuban Song, musicalizado por Ernesto Lecuona y en los años 50, Judy Garland cantó un fragmento de la misma en la cinta titulada Nace una estrella.
En octubre de 1934, estrenó su opereta Toi c’est moi, en lo que se consideraba el templo de la música ligera en Europa, los Bouffes, Parisienses. Esta fue escrita en colaboración con Henri Duvernois, uno de los novelistas más afamados de Francia. La misma ostenta diversos géneros musicales y efectos de sonoridad novedosos. Fue interpretada por estrellas de la época como Simone Simon, Lyne Clevers, Pauline Carton y Ginette Leclers, entre otros. Esta opereta es considerada por lo críticos especialistas como el acierto máximo de Moisés Simons.
Dos años más tarde, estrenó otra opereta titulada Le chant des tropiques, en el Teatro de París. Actuaron en esta Jean Sablon, Roger Bourdin, Hélène Regelli y el cantante cubano Antonio Machín. Este último interpretó El manisero. De esta obra es la canción Cubanacán, que tiempo después conformaría parte del repertorio de Raquel Meller, Jean Sablon y Tino Rossi.
En 1942, Moisés retornó a Cuba, después viajó a Santa Cruz de Tenerife y La Coruña, y de allí a Madrid. Allí fue contratado para musicalizar el filme Bambú y compuso la canción Hoy como ayer para Celia Gámez.
En 1944, Toi c’est moi fue estrenada en Madrid, con texto en castellano de Federico Shaw; y en Barcelona en 1945.
Entre sus aportes a la música cubana, sin contar sus composiciones, podemos mencionar que como director de orquesta de jazz band, durante la década de los años treinta del siglo XX, introdujo el Danzón en este tipo de formato instrumental.
Hoy en día todavía se escuchan las composiciones de este gran músico cubano, son interpretadas por diversas agrupaciones y relevantes cantantes, así como aparecen en algunos filmes, procedentes de todas partes del mundo. Entre la obra como compositor de Moisés Simons, encontramos:
Canción: A una rosa, Colibrí, Cubanacán (de la opereta Le chant des tropiques); Hoy como ayer (del filme Bambú); Linda mexicana, Los tres golpes, Marta y Palmira.
Obras de diferentes géneros: Zaida, 1913 (capricho); Así es mi patria, Chivo que rompe tambó, Cubanola, Danzas cubanas, El manisero (son-pregón); La trompetilla, Montmartre (marcha); Paso ñáñigo, ¿Qué es el danzón?, Rumba guajira, Serenata cubana, Vacúnala.
Teatro lírico: Deuda de amor (libreto: Fermín Samper); La negra Quirina, Le chant des tropiques, Niña Mercé; Toi c’est moi (libreto: Henri Duvernois).
Moisés Simón Rodríguez, uno de los colosales exponentes de la música cubana, falleció el 28 de junio de 1945 en Madrid, España.