News

La isla en puntas, antes de que se cierre el telón del 24 Festival Internacional de Ballet de la Habana

El Festival Internacional de Ballet de la Habana, cuya edición 24 ha tenido lugar entre el 28 de octubre y el 7 de noviembre del 2014, constituye uno de los eventos danzarios más prestigiosos del mundo, amén de una cita cultural en la que participan con auténtico entusiasmo amplios sectores de la población cubana. Se celebró por primera vez en 1960, a partir de la iniciativa del Ballet Nacional de Cuba y la colaboración de otras instituciones de la Isla. A través de estos años ha estado signado por un altísimo nivel artístico y la impronta de la insigne bailarina Alicia Alonso, así como de otras figuras del maravilloso arte de las puntas. En esta ocasión se ha convocado bajo el lema “Por Shakespeare, la danza”, con la intención de homenajear al dramaturgo inglés, a 450 años de su natalicio, cuya grandiosa obra ha sido fuente nutricia, inagotable inspiración para diversos creadores y manfiestaciones artísticas, en particular el ballet. La función inaugural, en el teatro Karl Marx, consistió precisamente en la puesta en escena de la coreografía “Shakespeare y sus máscaras”, de Alicia Alonso, la cual contó con las magistrales interpretaciones de Anette Delgado y Dani Hernández. Numerosas compañías extranjeras de danza se han sumado a esta cita, muchas de ellas con propuestas también vinculadas a lo más universal de la obra shakespereana, entre las que se destacan la versión de “Romeo y Julieta”, del Joburg Ballet de Sudáfrica; “La tempestad”, del Ballet Nacional de Uruguay Sodre y “Concert-o”, de la compañía suiza Linga, obra que recrea los intersticios emocionales de la tragedia de Otelo, con el único apoyo escénico de una mesa y cuatro sillas, en un estilo de danza libre e innovador que remite a la contemporaneidad. Además han participado instituciones danzarias de los países de  Estados Unidos, Puerto Rico, Chile, Argentina, Portugal, Italia, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, China y Hong Kong. En el transcurso del evento se han materializado una vez más sobre el escenario las potencialidades de la escuela cubana de ballet. Figuras como Anette Delgado y  Viengsay Valdés, así como sus partenaires más frecuentes, Dani Hernández y Víctor Estévez, han vuelto a conmocionar al público con la magia de los movimientos danzarios, sobre zapatillas que parecen de aire puro. Por otra parte, ha brillado en sus presentaciones la joven Yanela Piñera, quien desempeñó el papel protagónico de “La bella durmiente del bosque”, junto a Arián Molina -también con una notable actuación- así como de “El corsario”, acompañada por Camilo Ramos, otra joven promesa del ballet cubano. Asimismo, el ballet de Camagüey demostró los sólidos valores coreográficos con que cuenta, propicios para seguir extendiendo a toda la Isla este arte singular, antiguo y renovado siempre en la sensibilidad que logra transmitir. Como auténtica fiesta de cultura, el Festival no se ha limitado solo al ámbito del escenario, sino que ha implicado el tributo de otras manifestaciones artísticas a la danza, en particular de las artes plásticas. En este sentido, se han celebrado actividades colaterales, pero significativas, que se integran armónicamente con el universo mágico que recrea el ballet. Entre ellas cabe citar las exposiciones “En buenas manos, el ballet”, de Nancy Reyes Suárez y Luis Alberto Alonso, así como las muestras fotográficas “Geometría de los cuerpos” -de Pilar Rubí y Marta María Rivera- y “Homenaje a Alicia Alonso en Sevilla”, del artista español Josep Guindo. Restan ya pocas horas para que se escuche la cerrada ovación del público y se cierre el telón del festival, dejando en el aire el espíritu de la danza. Sin embargo, el Ballet Nacional de Cuba nos seguirá acompañando, renovado a partir del intercambio de experiencias con otros conjuntos danzarios, como muestra de que el arte auténtico no reconoce diferencias entre lo culto y lo popular. La Isla en puntas, tras 11 días, como 11 vueltas de fouetté....More

281 0