10.2.2 El Feeling.

196 0
cuban_culture

El Feeling nace en la década de los años 40 en la música cubana del Siglo XX cuando se empieza a experimentar con el Bolero, sin crearse una nueva forma musical. Es el resultado de la innovación que se produjo el interpretar de nuestro cancionero.

Feeling es una palabra de procedencia inglesa que significa sentimiento, emoción. Sus intérpretes en sus presentaciones exponen libremente sus sentimientos, dramatizan y exageran los gestos e inflexiones que realizan con la voz. Es un género en el que se resaltan los sentidos.

Posee una notable la influencia de la música norteamericana, debido a que su base musical es el Jazz. Hay una gran libertad interpretativa por lo que el intérprete juega con el tiempo y usa mucho el rubato. La armonía está enriquecida con todo tipo de acordes. En el Feeling se emplean ritmos muy cubanos. Los textos son poéticos, románticos y muy realistas.

El grupo de intérpretes y compositores del Feeling estuvo integrado principalmente, por Luis Yánez, César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Nino Rivera, Ñico Rojas, Elena Burke, Froilan, Rosendo Ruiz (hijo), Aída Diestro, Frank Emilio. El Feeling fue un movimiento musical vasto, de una obra de conjunto en la que jugaron un papel predominante autores, intérpretes, y arreglistas, estos últimos consumaron aportes decisivos al nuevo estilo de la música cubana.

Los primeros grandes compositores del género fueron Cesar Portillo de la Luz que creó en el año 1947 el número “Contigo en la distancia”, José Antonio Méndez con temas como “La gloria eres tú” y “Novia mía”. Adolfo Guzmán compuso “Profecía” en 1952 y Frank Domínguez en el año 1955 fue ganador de un concurso con su obra “Tú me acostumbraste”. El primer intérprete en proyectarse fue Miguel de Gonzalo un cantante de Radio Progreso, al que siguieron pequeñas agrupaciones y afamados intérpretes de la música cubana.