10.6.2 Dúo Los Compadres.

380 0
cuban_culture

Francisco Repilado (Compay Segundo) y Lorenzo Hierrezuelo, fueron los integrantes del dúo Los Compadres. Ambos nacieron en la misma localidad y el mismo año (1907), en Siboney, Santiago de Cuba, al oriente de Cuba. Fundaron el dúo en el año 1932, dejando una estela de éxitos clásicos en la música cubana.

Compay por aquellos tiempos tocaba con Matamoros. Lorenzo y él decidieron unirse para divulgar los sones montunos de su tierra. El dúo no poseía nombre y mientras cantaban boleros, sones y guarachas. “Le puse Los Compadres —dijo Lorenzo en cierta ocasión—, aludiendo a la tradicional manera de saludarse los santiagueros y por una piedra que hay en Santiago, donde se ahogaron dos compadres.”

La voz segunda de Compay era de tesitura profunda, brillante, con sabor a tierra, a montaña, a tabaco y ron; una voz a veces tan importante como la voz prima.

Los Compadres cultivaron un repertorio de inspiración campesina, basándose en la música tradicional de monte adentro. El bautizo de Francisco Repilado aconteció en la emisora de Rumbao. El célebre cronista deportivo y locutor Eddy Martín (fallecido), haciendo referencia al modo de saludar los campesinos en la zona oriental, bautizó a Lorenzo como Compay Primo (voz prima) y a Francisco como Compay Segundo (voz segunda).

Obtuvieron un gran éxito en toda Cuba. Llegaron a grabar un disco mensual con la disquera Panart que distribuiría los discos por toda Hispanoamérica.

De los trece años del dúo quedaron temas inolvidables como Sarandonga, Vicenta, Hey Caramba, Juliancito o Huellas del pasado, entre muchas otras que después Compay Segundo continuó cantando con toda frescura a finales del Siglo XX. En 1946 participaron en la película Cuba canta y baila.

El dúo cubano se mantuvo unido hasta el 1 de septiembre de 1955. Después de 1955, Lorenzo Hierrezuelo continuó el dúo Los Compadres con su hermano Reinaldo (Rey Caney). El dúo entre Lorenzo y Reinaldo Hierrezuelo tuvo otro curso, encaminado a explotar más el Son, la Guaracha y todos los recursos de la tierra santiaguera. Llegaron a viajar por más de 25 países de Europa, Japón y América. El dúo Los Compadres llevó la cubanía, el Son puro salido de La Gran Piedra y Siboney al mundo. No pegaron un número, sino un estilo; y eran inconfundibles, capaces de eclipsar a cualquier famoso. En su calidad de compositor, Reynaldo Hierrezuelo inmortalizó números como “Venga guano”, “No quiero llanto” y “Guarapo, pimienta y sal”.

Mientras que el dúo con Reinaldo se inclinó más hacia el espectáculo. Rey imitaba una flauta, hacían coros y estribillos adaptados al idioma de otros países: Baja, No puedo más, Estoy en el hoyo. El dúo de Lorenzo con Compay fue una etapa inolvidable por el empleo de la clásica e insustituible voz segunda de Compay con sabor criollo y el sonido especial del armónico.