10.6.3 Dúo Las hermanas Martí.

168 0
default copy

Berta y Amelia Martí nacen en la Habana en el municipio que actualmente se le conoce como Marianao. El padre era un destacado abogado a quien le gustaba cantar acompañándose de la guitarra. La familia les inculcó el amor por la música Residieron de adolescentes en el pueblo de Remedios, situado en la parte central de la Isla. En Remedios tuvieron la oportunidad de asistir a un concierto de Alejandro García Caturla.

Fue gracias a un tío que las inducía por el camino de la música, que finalmente estudiaron en la Academia Municipal de Música de La Habana. Amelia estudió guitarra clásica y recibió premios por la interpretación de “Choros”, del brasileño Héctor Villa-Lobos.

Las hermanas Martí debutaron interpretando una composición de Manuel Corona titulada ”Hijo Mío”, en agosto del año 1938 en el famoso programa radial La Corte Suprema del Arte. Allí también interpretaron “Como arrullo de Palmas”, este tema se convertiría con el tiempo en carta de presentación del dúo. Su repertorio era impresionante, en él había de todo, este incluía piezas tales como “No te rías”; “La Palma”; “Recuerda, morena mía”; “Mares y Arenas”; “No quisiera olvidarte”; “Morir amando”; “Una mirada”, “La Alfonsa”; “La Guinda”; “Idilio”; “Canto de un Jilguero”; “Veinte años”. Cientos de obras del cancionero tradicional cubano y latinoamericano fueron interpretadas por las Hermanas Martí magistralmente, con extrema fidelidad y buen gusto.

Cantaron obras de los compositores Eliseo Grenet y Gonzalo Roig, entre los clásicos; y entre los compositores y trovadores a Orlando de la Rosa, Isolina Carillo, Tania Castellanos, Carlos Puebla y Martha Valdés.

Las hermanas Martí cobraban cinco pesos por sus presentaciones, por lo que también se dedicaban a la costura y la moda.

Con la pieza “Clave a Martí”, tuvieron una disputa con un Ministro de Educación en la provincia de Cienfuegos, quien expuso que era una canción contra el gobierno y afirmó que impediría que los niños se la aprendieran.

Algunos críticos opinaban, que eran muy “clásicas”, en un período en que la mayoría de los compositores trabajaban de memoria y solo Villalón era capaz de escribir sus propias partituras.

El dúo Las Hermanas Martí se convirtió en el mejor de Cuba. Se presentaban frecuentemente en el teatro América (Ave. de Italia No. 253, Centro Habana. Ciudad de la Habana) y también en Radio Cine. Grabaron cinco discos de larga duración, y los archivos de las emisoras guardan sus voces en cintas magnetofónicas. Durante más de cinco décadas se presentaron en la radio, la televisión y en diferentes escenarios.

El Dúo las hermanas Martí constituye un indiscutible tesoro artístico de la cultura musical cubana.