12.10.3 Festival-Concurso Internacional de Guitarra Leo Brouwer

343 0
12.10.3Festival-Concurso Internacional de Guitarra Leo Brouwer

El Festival-Concurso Internacional de Guitarra Leo Brouwer, es un prestigioso evento fundado en la Habana en el año 1982. Es presidido y dirigido artísticamente por el maestro Leo Brouwer, quien es su creador y principal gestor.

Es organizado por el Instituto Cubano de la Música (Calle 15 No.452 esquina a F, Vedado, Plaza de la Revolución. La Habana) y el Centro Nacional de Música de Concierto (Calzada y D, Vedado, Plaza de la Revolución. La Habana), con la colaboración de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). El Teatro Auditorium Amadeo Roldán (Calzada y D, Vedado, Plaza de la Revolución. La Habana) es la sede principal del evento. La Basílica Menor de San Francisco de Asís (Oficios e/ Amargura y Churruca, La Habana Vieja. La Habana), el Gran Teatro de la Habana (Paso Martí No. 458, Habana Vieja. La Habana), la Casa de la obraría (Obraría No. 1858, Habana Vieja. La Habana), el Centro Pablo de la Torriente Brau (Calle de la Muralla No. 63 e/ Oficios e Inquisidor. Habana Vieja. La Habana) y el Museo Nacional de Bellas Artes (Calle Trocadero e/ Zulueta y Monserrate, La Habana Vieja. La Habana), acogen también en sus espacios a músicos cubanos y europeos participantes en el encuentro.

El Festival-Concurso Internacional de Guitarra, ha presenciado la participación de importantes personalidades de la guitarrística internacional. Sus programas han incluido recitales, conciertos con orquesta, conferencias, clases magistrales, exposiciones, entre otras actividades vinculadas con este universal instrumento.

El certamen se realiza cada dos años; y ha contado con la presencia de reconocidos profesores e intérpretes nacionales y extranjeros como: John Williams, Costas Cotsiolis, Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Jesús Ortega, Robert Aussel, Alirio Díaz, Vicente Amigo, Ichiro Suzuki, Pepe Romero, Eliot Fisk, Joaquín Clerch, Alvaro Pierri, Eli Kassner, Shin-Ichi Fukuda, Víctor Pellegrini, Paolo Paolini, Guitar Quartet, entre otras grandes figuras de la guitarrística mundial.

El Concurso durante sus ediciones ha generado muchos artistas laureados, varios de ellos hoy en día son primeras figuras a escala mundial, ejemplo: Víctor Pellegrini de Argentina, Joaquín Clerch de Cuba, Christianne Spannhof de Alemania, Alexander Frauchi de Rusia, Yosuji Ohagui de Japón, entre otros.

En su edición XI, el Festival Internacional de Guitarra celebró sus 20 años como uno de los más prestigiosos concursos del instrumento a nivel mundial. Veintitrés concursantes de ocho países enfrentaron en esa ocasión un riguroso jurado de nueve miembros, en el cual figuras como el griego Costas Cotsiolis, o la de los cubanos Joaquín Clerch, Jesús Ortega, Eduardo Martín, el chileno Luis Orlandini o el argentino Víctor Pellegrini, eran nombres entrañables para los seguidores del instrumento.

El español Ricardo Jesús Gallén, que ha coleccionado primeros premios desde l997, se elevó con el Primer Premio de La Habana. El griego Michalis Kontaxakis, se apropiaba del segundo lugar del certamen, siendo uno de los preferidos desde el inicio, y el tercer lugar quedaba desierto a la vez que se concedieron cinco menciones de igual nivel a los cubanos Cristina Pérez Madiedo, Alí Jorge Arango Marcano y Osnel Rodríguez, al mexicano Alfredo F. Macías y al chileno Sebastián Montes Valjalo.

La influencia ejercida por Leo Brouwer ha sido decisiva para el prestigio que ha ganado este festival, situado hoy entre uno de los más importantes de su tipo en el mundo, por eso darle su nombre al encuentro en el año 2004, fue un merecido reconocimiento a una de las más importantes personalidades y emblemático compositor cubano de escala mundial.

En su XII edición, este encuentro internacional estuvo dedicado a los 65 años de vida de Leo Brouwer y se rindió homenaje al compositor español Antón García Abril, por sus 70 cumpleaños. Durante las jornadas se realizaron clases magistrales y seminarios impartidos por profesores asistentes a este evento, cuya influencia logra convertir por algunos días a La Habana, en la “ciudad de la guitarra”.