12.14.14 Descemer Bueno

226 0
cuban_culture

Descemer Bueno es un importante y popular compositor, cantante, contrabajista y percusionista cubano; nació en el año 1971 en el municipio la Habana Vieja, en La Habana. Cursó estudios de guitarra en los Conservatorios Manuel Saumell (Calle F No. 660, Vedado. Ciudad de La Habana) y Amadeo Roldán (Rastro No. 1 y Espada. Centro Habana. La Habana).

En el año 1990, forma Estado de Ánimo, un grupo de Jazz combo junto a Elmer Ferrer y Roberto Carcasés; encontrando un gran éxito durante varios conciertos en países como España, Bolivia, Uruguay, Alemania y Argentina. Posteriormente en 1998, parte a los Estados Unidos e integra el conjunto de Jazz Columna B, no sólo interpretando Jazz, sino todo tipo de música instrumental. En una gira por la ciudad de Nueva York, compartió el escenario con músicos del calibre del saxofonista Steve Coleman. Más tarde se une al Grupo Fula, residido en Barcelona, España.

Descemer Bueno, por esta época reside en la Universidad de Stanford en California, y pronto se iría a África del Sur para enseñar un año a la Universidad del Cabo. En el año 1999, sale de New York y se convierte en una figura impulsora de su grupo de Hip-Hop Yerba Buena escribiendo o coescribiendo la mayoría de las composiciones de su primer disco titulado President Alien.

Descemer ha trabajado con Carlos Varela, Boris Larramendi, Santiago Feliú, Roberto Carcassés, X Alfonso, Elmer Ferrer y Ruy López-Nussa. Ha colaborado en disímiles producciones discográficas como “Falange Caníbal” (obtuvo un Grammy Latino en la categoría de mejor disco de pop brasileño), con Lenine; “Náuseas de un siglo” y “Futuro inmediato”, de Santiago Feliú, Cuba; “Trampa del tiempo”, de Pável y Gema, España; y “Jazz timbero”, de Bobby Carcassés, Cuba. Ha producido, arreglado y compuesto para muchos jóvenes músicos cubanos tales como: Haydée Milanés, William Vivanco, Yusa y Diana Fuentes.

En el 2005, afianza su primer álbum solo Siete Rayo, un álbum de Hip-Hop fusión, bajo el sello Universal Latin. En este trabajo, colaboró el guitarrista George Pajon de los Black Eyed Peas. Al año siguiente, Descemer fue merecedor del Premio Goya por la banda sonora de la película Habana Blues del español Benito Zambrano.

De conjunto con el cantante Kelvis Ochoa, brinda en el año 2007 el disco “Amor y Música”, bajo el sello EGREM. Un año después, con la misma disquera cubana, aparece su trabajo “Sé feliz”, y que sujeta doce boleros de su autoría, como “Palabras de amor”, “Siempre seré”, “No te vayas” y el tema que le da título al propio trabajo. Es un disco de boleros compuestos por él e interpretados por el destacado bolerista Fernando Álvarez.

Entre sus principales obras se destacan: “Amor viejo”; “Belleza”; “Breath March”; “Breathe (con Ahmed Barroso)”; “Caimanera”; “Calipso” (con Pável Urquiza); “Cariño”; “Ciego amor”; “Cimarrón” (con Ahmed Barroso); “Como una paloma”; “Cumbia reggae”; “De aquí pa’llá”; “De Nueva York a La Habana” (con Pável Urquiza); “Dime” (con Ahmed Barroso); “Dime sí en sí”; “Donde van las palabras” (con Vinicius Cantuaria); “El carro”; “El día tiene unas horas de más” (con Pável Urquiza); “Sé feliz”; “Dime si en sí” y “Cuando me enamoro”.

Con el tema: “Cuando me enamoro”, Descemer acompañó sus vivencias con los músicos Enrique Iglesias (español) y Juan Luis Guerra (dominicano), quienes grabaron esta canción a prueba de amistad y realidades diferentes. El exitoso tema estuvo 18 semanas como el número uno, y se complació con ocho nominaciones a los premios Billboard y una a los Grammy Latinos como Canción del Año.

En el 2010, Descemer Bueno y Kelvis Ochoa y otros músicos, unieron sus voces por Haití en un concierto humanitario que se realizara en República Dominicana. También en ese año produjo algunas canciones para el disco Euphoria del cantante español Enrique Iglesias.

En el 2011 afronta bajo su imaginación junto a Kelvis Ochoa, la banda sonora del primer filme como director del puertorriqueño Benicio del Toro, en el largometraje Siete días en La Habana.

Entre los reconocimientos de Descemer Bueno se encuentra el premio de la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores (ASCAP). Constituye así un músico llamado a ser historia en la música cubana; exponente de una sonoridad urbana de enérgica vibración contemporánea.