12.18.2 Rubén González

183 0
Rubén González

Rubén González, destacado pianista cubano; nació el 26 de mayo de 1919, en la ciudad de Santa Clara. Comenzó a estudiar piano desde 1925 con su hermana Josefa y a los quince años de edad se fue al Conservatorio de Cienfuegos, donde fue discípulo de Amparo Rizo. Allí se graduó en 1936 y cuatro años más tarde se trasladó a la capital cubana. Además estudió medicina, pero tuvo que abandonar por sus problemas económicos.

Una vez en La Habana comenzó a relacionarse con grandes pianistas como es el caso de René Hernandez, Elton Añejo “El Ñato”, Anselmo Sacasa, Jesús López y Facundo Rivero.

Ganó fama con sus solos en el danzón, la guaracha y el chachachá; y también por su forma elegante y caballerosa de ejecutar. Sus primeras presentaciones fueron en bares y hoteles, hasta que llegó a formar parte de la Orquesta América de Ninón Mondejar y de la de Enrique Jorrín. Además formó parte de la Orquesta de la antigua CMQ, en el cabaret Sans Soucí con Rolando Laserie; y trabajó además en las academias de baile Marte y Belona, La Gaviota y Rialto con la orquesta Elósegui. También se presentó con la Charanga de Paulina Álvarez.

El primer giro de interés llega en 1943 con su entrada al conjunto de Arsenio Rodríguez con el cual graba su primer disco. Después de una estancia en dicho conjunto, Rubén González se estableció en Panamá hasta el año 1956; de allí se fue a Venezuela, donde permaneció hasta 1962. Cuando regresó a Cuba se suma al conjunto Kubavana del cantante Alberto Ruiz. El destacado pianista además perteneció a los conjuntos de Senén Suarez, en la Jazz Band Siboney y Riverside.

Se retiró a finales de la década de los años 80, pero tuvo una segunda oportunidad en su carrera. Perteneciente al Buena Vista Social Club, se encontraba ya retirado hasta que en 1994 se presentaron en su casa el tresero Arturo “Alambre Dulce” Harvey y Raúl Planas para rendirle un homenaje a Lilí Martínez. Esa visita le dio nuevos ánimos y antecedió a todo lo bueno que acontecería después.

Dos años más tarde, en 1996, llega el esperado gran momento del pianista a raíz del proyecto de Juan de Marcos González en la Orquesta Afro Cuban All Stars. En ese momento se grabaron tres discos, de los cuales dos obtuvieron nominación a los Premios Grammy 1997, “Introduction Rubén González y Buena Vista Social Club producido por el estadounidense Ry Cooper y donde aparecen otras personalidades como Ibrahim Ferrer, Omara Portuondo, Eliades Ochoa, Compay Segundo, entre otros. Este disco fue el que a la postre ganó el Premio Grammy. También alcanza otro Grammy Latino por el disco Chanchullo, Mejor Álbum de Música Tropical.

En los últimos años de su vida, Rubén González se presentó varias veces en México: en 1998 fue el primer artista del elenco de Buena Vista Social Club que estuvo en este país y regresó al año siguiente como solista con su orquesta. Como estrella invitado de los Afro Cuban All Stars, inauguró el Festival Cervantino y llenó el Zócalo en 1999 y tocó con Buena Vista Social Club en el Auditorio Nacional en 2001 y 2002.

Junto a Ibrahim Ferrer y Omara Portuondo, recibió la Orden Félix Varela, la máxima distinción cubana para los creadores, “por la obra de toda una vida”. Consumido por la artrosis muere el 8 de diciembre del 2003 al lado de su esposa Eneida. Discos CoraSon, disquera mexicana en la que grababa Rubén González, lamentó por medio de un comunicado el deceso del pianista.