12.18 Buena Vista Social Club

196 0
12.18Buena Vista Social Club

Club Social Buena Vista o La Habana.- Buena Vista Social Club constituyó una sociedad habanera para personas de raza negra, muy afamada en las primeras décadas del pasado Siglo XX. La sociedad ofrecía bailes muy populares donde se contrataban las orquestas más refinadas.

A los bailes asistían las agrupaciones más populares y gustadas de la época, de esa etnia: Los conjuntos de Arsenio Rodríguez, René Alvarez y Los Astros, Chocolate, Modelo (en los años 50), Chapottín. Las orquesta Ideal, Neno González, Pedrito Calvo, Charanga de Orestes López, Cheo Belén Puig, Típica de Aniceto Díaz, Orquesta Elegante con Cheo Marquetti, Típica de Silvio Contreras, Armando Valdespí, Eliseo Grenet, Estanislao Servía y Arcaño y sus Maravillas.

A dicha sociedad, le dedicaron dos composiciones musicales, Arsenio Rodríguez: Buena Vista en guaguancó e Israel López “Cachao”: Club Social Buena Vista.

En el año 1995, el director del grupo Sierra Maestra, Juan de Marcos González viaja a Londres con el fin de promover el disco Dundumbanza. Conversa con el presidente de la World Music: Nick Gold y le expone la idea de producir un disco con un “ven tú” (una selección All Stars de la vieja guardia) de algunos músicos consagrados y algo olvidados y rescatar el sonido de las grandes Big Bands de Jazz afrolatino, como Machito y los Afrocubans. A Gold le gusta la idea, sabiendo que en Cuba está el gran yacimiento rítmico con figuras legendarias.

Inspirado en el título Buena Vista Social Club, Juan de Marcos organiza en La Habana a su regreso, una nueva orquesta, la Afrocuban All Stars. Entre algunas las figuras más destacadas se encontraban Compay Segundo, Ibrahím Ferrer, Manuel Licea (Puntillita), José Antonio (Maceo), Pío Leyva, Raúl Planas, Omara Portuondo; músicos de la talla del Guajiro Mirabal, Javier Zalba, Orlando López (Cachaíto), Rubén González, Miguel Angá.

Se graban en el año 1996 tres discos, dos de sus títulos fueron: Buena Vista Social Club y A toda Cuba le gusta, los cuales fueron nominados al Grammy Latino. Finalmente el disco Buena Vista Social Club se alza con el Grammy 1998 en la categoría de música tradicional. Este triunfo valió para que el éxito se esparciera e impulsara el renacimiento del Son y la Trova Tradicional al culminar el milenio, como uno de los fenómenos más destacados del Siglo XX musical cubano.

Comienzan entonces la popularidad y la fama mundial. Más tarde aparece el documental Buena Vista Social Club, de Wim Wenders. Los discos trepan el top de la revista Billboard, en Estados Unidos. Los artistas son contratados para los salones y teatros más prestigiosos del mundo y viajan por los cinco continentes del orbe.

Desde todo el mundo visitan a La Habana fotógrafos, cineastas, periodistas, guionistas, investigadores, cronistas, musicólogos, investigadores, todos los interesados en la música cubana, a raíz del nacimiento de este fenómeno musical cubano: el Buena Vista Social Club.