13.20.10 Ray Fernández

275 0
ray

Ray Fernández, destacado cantautor cubano; nació en la provincia de Villa Clara, aunque más tarde se mudó a La Habana. Actualmente reside en el poblado capitalino de Alamar.

Desde muy temprano canalizó sus inquietudes artísticas a través de su guitarra. Con una gran imaginación y sentido estético, se le ha dado muy bien la composición. Sus temas, con una sustancial lírica, invitan a la reflexión sobre los distintos aspectos de la sociedad actual a través de la crónica y la crítica; que ingeniosamente coloca con mucho sabor cubano en los diversos géneros en los que incursiona.

Ray Fernández se ha presentado en diferentes escenarios del país pero fue, sin duda, la sala Dulce María Loynaz del Centro Hispanoamericano de Cultura el que le dio la primera oportunidad de promocionar con más amplitud su obra, cuando durante la cuarta edición del proyecto Verdadero complot, patrocinado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) ofreció el concierto, Entre la piedra y el sueño, a partir del cual quedaron grabados en vivo doce temas de los más solicitados por el público, entre los que se encuentran Matarife, Echa pa’cá, El obrero, El gerente y El librero.

Con una notable madurez musical en ascenso, el carismático artista emprendió su nuevo proyecto discográfico. Fue para él una gran reto asumir la producción del disco. El popular trovador Pedro Luis Ferrer fue quien le aportó la idea y la aceptó. El CD, titulado Paciencia, fue grabado en los estudios Areíto de la Casa discográfica EGREM y contiene géneros que van desde la Canción, la Güajira y el Changüí, hasta un tango que logró a partir de complejos arreglos musicales, lo que inicialmente pudo haber sido una conga o un Bolero y para lo que contó con la colaboración algunos de sus amigos del proyecto argentino “Cuatro de trova”.

Ray Fernández es el autor de todos los temas excepto, Arrolla cubano, en el que cantan como invitados Omara Portuondo y el grupo Los rumberos de Cuba y también encontramos el poema, A ti llamada impropiamente rosa, de Miguel Hernández y musicalizado por el propio Ray. Otros invitados fueron Yasek Manzano y el Septeto Habanero.