2.4 Inicios del Teatro en Cuba en el Siglo XVI

270 0
2

Los inicios del teatro cubano, lo encontramos en el Siglo XVI, en las festividades cristianas llamadas Corpus Christi, las que se conocen también como fiestas de carros; donde se combinaban música, canciones y danzas. De ahí que podamos decir que el teatro cubano en sus comienzos estaba basado en los modelos de las representaciones españolas. El surgimiento del teatro en Cuba, repite el mismo proceso que en España.

Desde principios del Siglo XVI en Cuba y hasta después de la mitad del mismo se llevaron a cabo representaciones de autos sacramentales y misterios.

Del año 1520, nos ha llegado lo que constituye la primera referencia teatral en Cuba y en el continente americano, fecha en la cual fue realizada una danza en Santiago de Cuba por Pedro de Santiago.

La siguiente información de representaciones llevadas a cabo en la isla data del 28 de abril de 1570, cuando Pedro de Castilla saca una danza de Corpus, por la que recibe una docena de ducados, exactamente 132 reales. Pedro de Castilla, fue el primer autor de la europea, que trabajó en La Habana; hacia el 10 de abril de 1573 y el 25 de mayo de 1576, y dominó la vida teatral por seis años. Sus ayudantes eran negros libres, de ahí que ya desde etas fechas haya presencia de negros en las representaciones teatrales habaneras.

Siete años más tarde, según las Actas del Cabildo habanero, el 18 de mayo de 1577 Juan Pérez de Bargas ofreció una obra buena para el Corpus, sustituyendo la labor que hasta esas fechas realizaba Pedro de Castilla. Es considerado el primer autor dramático de La Habana. Su obra estaba concebida para ser recitada y fue revisada y aprobada por el Obispo y el señor Teniente. Por la misma recibió un pago de cuarenta ducados.

Ya por este período, vemos que emergió la censura en el archipiélago cubano, pues el obispo y el señor teniente eran los encargados de revisar y autorizar o no la obra.

Surge un nuevo autor, cuando se habla el 20 de agosto de 1588 de Francisco Mojica; también hemos encontrado referencias, en esa misma fecha, en cuanto a los llamados farsantes o actores. Por esta misma fecha ya existía una compañía teatral, la cual representaba comedias. Dicha compañía actuó en una fiesta del Corpus, y a sus farsantes (actores) se les pagaron veinte ducados.

Dos años después se hace referencia a Jorge Ortiz, autor del auto sacramental ofrecido ese mismo año.

En La Habana se efectuaban fiestas públicas como las de San Cristóbal, San Marcial, San Miguel, y el Corpus. Las mismas eran animadas por músicos de cuerda y viento; este hecho evidencia un paso de avance en cuanto a la actividad artística respecta.

Danzas y entremeses fueron realizados el 18 de abril de 1597. A través de una crónica de la época, sabemos que el 24 de junio de 1598, fue representada en homenaje al gobernador Juan Maldonado, en una barraca ubicada cerca del Castillo de la Fuerza, la obra: Los buenos en el cielo y los malos en el suelo. Se dice que la representación se extendió hasta después de media noche y que el público exigió que se repitiera la misma. Esta fue la primera representación teatral de una obra cubana, y también el primer espectáculo teatral llevado a cabo en La Habana.

En 1599, fueron estrenadas dos comedias de la mano de Juan Bautista Siliceo.

Nos han llegado hasta nuestros días referencias de que sólo siete años después de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana, ya existían en la misma los llamados cabildos. En ellos los africanos realizaban danzas o patakines, que eran representados como parte de un ceremonial religioso, que no eran más que ciertas formas teatrales africanas de naturaleza ritual, llegando a ser una forma de teatro primitiva y ritual. Las formas de diversión africanas, de una forma u otra se extendieron hacia todas las capas de l a sociedad, a través del intercambio de servicios que trajo también un intercambio cultural.

Asimismo en este lustro, emergieron las primeras manifestaciones teatrales de la cultura negra en Cuba, aunque con objetivo ceremonial, denominadas Día de Reyes. Estas celebraciones eran organizadas por los cabildos de nación. Se efectuaron además modestas danzas, invenciones, autos, entremeses, farsas, las fiestas de carros y los juegos, entre otros.