4.1.2.7.10 El texto “Divertimentos”, publicado por Eliseo Diego (1920 – 1994) en 1946

506 0
4.1.2.7.10

Si nos atenemos al estricto significado del término “divertimento”, encontraremos que alude en su primea acepción a una obra artística o literaria de carácter ligero, cuyo fin es solo divertir; sin embargo el texto así titulado por Eliseo Diego y publicado en Ediciones Orígenes en 1946 lleva en sí una hondura semántica que no apunta en única instancia a la hilaridad; aunque tampoco está reñida con ella.

El cuaderno se inicia con la pieza narrativa titulada “De las sábanas familiares”, en la que se aprecia ya el sutil rejuego entre sueño y realidad que sería concomitante también en algunas zonas de su poética. A continuación aparece el texto “De las hermanas”, desarrollado en los entresijos de la muerte, en torno al mito griego de las Parcas y en un sentido más amplio lo que implica una profecía en cuanto a hesitación entre validez y autocumplimiento.

El texto “De Jacques”, que desde los libros de textos escolares ha anclado en el imaginario de muchos niños de generaciones ya pos revolucionarias, plantea un cambio brusco de perspectiva al presentar al corsario Jacques en la proa de su barco a punto de dar una orden, súbitamente trocada en asombro cuando un niño decide adquirir al barco y este y Jacques son envueltos en papel como precioso juguete, reiterando así el autor la ambigüedad entre realidad y ficción patentes en otros textos.

En “De Esperanza Venablos” y “Del objeto cualquiera” se despliega el tópico de imposibilidad real de posesión, factible únicamente en los sueños; los garbanzos que añora la viejecita y la figura de las tres gracias entrevista por el niño en la vidriera constituyen símbolos de lo imposible deseado que se alcanza en los sueños, a los cuales considera como una dimensión más firme de lo real.

Uno de los textos más conmovedores del cuaderno resulta ser el titulado “Del perro”, alusivo al desamparo y en cierto modo a la pirueta social inherente a la sobrevivencia que es también humana, en tanto está implícita una personificación en la emotividad que se le atribuye al perro, el texto se transcribe íntegramente:

“Para colmo de males le cayeron más pulgas que nunca. Ya era bastante haber encontrado, de pronto, aquel tenaz obstáculo de hierro que se extendía a todo lo ancho y lo largo del café donde, a cambio de pararse ridículamente en dos patas y de menear la cola hasta creer que la perdía, le daban de comer diariamente.

Y sin embargo no fueron el hambre ni las pulgas, que no eran pulgas, sino sarna que le roía el lomo. Lo que le hizo echarse junto al muro áspero, envuelto en el aliento frio y salobre del océano, a morirse, fué el haber perdido de aquel modo su precioso nombre.”

La interrelación entre sueño y realidad se itera en “De la torre”, en que la figuras de león y cazador indican además lo cíclico de la vida y la muerte. “De los zapatos viejos” y otros textos evocan la nostalgia del abandono y en cierto modo el significado de la inutilidad y la muerte a través de una concepción hilozoísta que parece rebasar lo puramente literario. Este libro suscitó un escrito encomiástico de José Lezama Lima, del cual se cita el párrafo conclusivo:

“La complacencia que me ha entregado este libro de Eliseo Diego, sólo puedo compararla a la de algunos festivales nocturnos levantados por Zabaleta o a la del baile sorprendido por Alain Fournier. Si fragancia y su pureza han creado una fauna bruñida por el rocío. No conozco, en la historia de la prosa cubana de los últimos veinte años, un libro de tanta claridad hechizada”