4.5 Vigencia de la música antigua en la música cubana.

253 0
default copy

En 1994, se funda el conjunto de música antigua Ars Longa, y se renuevan las investigaciones acerca del patrimonio musical cubano conservado en fondos eclesiásticos. Investigación y talento interpretativo propiciaron desde un inicio, el rescate de las viejas partituras por parte de dicho Conjunto de Música Antigua, el cual pertenece a la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana.

Tras un intenso estudio de las circunstancias históricas y las posibilidades interpretativas. Ars Longa ejecuta la música perdida, que en nuestros días es rescatada, de los maestros de capilla de la Catedral de La Habana (Calle Empedrado 156, Habana Vieja) y la música antigua proveniente de Europa y América. Los resultados de este trabajo se evidencian en sus tres discos: El eco de Indias, con repertorio del barroco americano, Música sacra en La Habana Colonial, y Los caminos del Barroco.

El Conjunto Ars Longa ha contribuido al enriquecimiento de la música cubana actual. Representa un importante paso en la divulgación y disfrute de una música casi totalmente desconocida. Pero no se trata sólo de su valor histórico; desde el punto de vista estético, estamos en presencia de músicos mayores, cuyo arte es intensamente rico y sugerente. Quien disfrute el privilegio de escuchar sus obras no podrá dejar de agradecerles el habernos regalado lo mejor de sí: su música.

«Ars Longa es un conjunto de jóvenes músicos-actores que ha venido a ocupar un espacio privilegiado en el ámbito de nuestras manifestaciones culturales. Un amplio repertorio de “idos tiempos” ha resucitado gracias a la búsqueda inteligente, la adaptación sagaz y el trabajo tenaz de un colectivo coherente, de afilada sensibilidad y grandes recursos histriónicos. Sutiles voces humanas y diestros en el manejo de antiguos instrumentos musicales, nos trasladan a un mundo de sonoridades transparentes, lejanas en el tiempo y el espacio. La riqueza de expresiones escénicas, el vestuario, la alternancia de voces e instrumentos, el movimiento espacial en que actúan, la gesticulación individual, alcanzan un alto nivel profesional».
Harold Gramatges