9.17 Destacados Instrumentistas de la Música cubana en el Siglo XX (1900-1930).

175 0
default copy

En esta etapa de la música cubana del Siglo XX (1900-1930), emergen artistas de la música en todas las ramas de la misma. Es entonces que se destacan varios instrumentistas, debido a sus interpretaciones rebosantes de altos niveles de virtuosismo y profesionalidad. Muchos de estos músicos también efectuaban otras labores como la composición, arreglos musicales y la dirección de orquestas. Entre ellos debemos referirnos a Graciano Gómez Vargas y Julio Cueva.

Graciano Gómez Vargas, trovador, compositor, flautista y guitarrista cubano, que desde los diecisiete años acompañaba con su guitarra a significativos trovadores como María Teresa Vera, Oscar Hernández y Manuel Luna. Laboró como operario en varias tabaquerías. Integró diversas agrupaciones cubanas, tales como la Orquesta Curbelo, el dúo Los Americanos, la Banda de la Marina, el Cuarteto de Trovadores Cubanos y el quinteto Selecto. Instauró el Septeto Matancero, con el cual realizó grabaciones para la disquera RCA Víctor.

Como compositor e intérprete cultivó todos los géneros musicales. Participó en la inauguración de Radio Salas y es entendido como fundador de la radio en Cuba. También es considerado como una de las figuras más relevantes del cancionero cubano y uno de los trovadores más importantes de la música cubana.

Por su parte, Julio Cueva, se desempeñó a lo lartgo de su carrera musical como trompetista, compositor y director de orquesta. Se incorporó a la filarmónica dirigida por el español Sanjuán y fue uno de los fundadores de la banda municipal de Trinidad, de la cual ocupó el cargo de director.
Foemó parte de la orquesta de Don Aspiazu en el año 1930; con la que efectuó su primer periplo por el exterior, presentándose en varios espacios ubicados en la ciudad norteamericana de Nueva York. En 1942 fundó su propia orquesta y junto a esta comenzó a presentarse en la emisora radial Mil Diez, obteniendo un notable éxito.

Mario Bauzá Cárdenas, destacado trompetista, clarinetista, saxofonista, compositor, arreglista y director de orquesta cubano; en el año 1926, formando parte de la orquesta dirigida por el maestro Antonio María Romeu viajó hacia la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, con la cual durante un mes participó en varias grabaciones de danzones. En la orquesta de José Curbelo trabajó como saxo alto y clarinete soprano, hasta 1928; conformó el septeto Jóvenes de Redención y además de otras agrupaciones; con Los Diplomáticos tocó el saxo alto.
Entre los galardones que atesoró durante su carrera artística, podemos hacer referencia al Premio de Honor de las Artes y la Cultura del Alcalde de la Ciudad de Nueva York, que le fuera entregado el 27 de noviembre de 1981.